viernes, 17 de septiembre de 2010

HISTORIA DEL OJO

La lluvia cálida caía torrencialmente y nos resbalaba por todo el cuerpo. Estruendosos truenos sacudían y acrecentaban nuestra rabía, arrancándonos gritos redoblados a cada relámpago ante la visión de nuestras partes sexuales. Simone había encontrado un charco de barro y se embadurnaba con él: se masturbaba con la tierra y gozaba, fustigada por el chaparrón, con mi cabeza apretada entre sus piernas manchadas de tierra, el rostro encenegado en el charco donde agitaba el culo de Marcelle, a quien abrazaba por los riñones mientras con la mano tiraba del muslo abriéndolo con fuerza.


HISTORIA DEL OJO. GEORGES BATAILLE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada